Semilla certificada cereal en agricultura - Grano sostenible
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web
 
Noticias

Los agricultores son la pieza clave para el desarrollo de semillas certificadas

grano-sostenible-semilla-certificada

Es fundamental invertir en la investigación para que la actividad agraria resulte rentable ante problemas como el cambio climático.

El papel de los agricultores no solo es fundamental en la sociedad como productores esenciales de la cadena alimentaria también son una pieza clave en la investigación y desarrollo de nuevas variedades de semillas certificadas. Gracias al canon establecido por recurrir a este tipo de semilla se consigue una permanente mejora de las variedades ya existentes y el diseño de nuevos cultivos que incrementa los rendimientos y la rentabilidad de las explotaciones agrarias.

“Este canon mínimo permite que consigamos rendimientos mucho más altos con una aportación perfectamente asumible por parte de los agricultores”, detalla Carlos Colmenar, técnico de cereales de la Cooperativa Agropal en la campaña Agricultores contra el Cambio Climático, una iniciativa puesta en marcha por Grano Sostenible y otras entidades.

Estas cantidades que los agricultores aportan cuando compran semilla certificada o cuando emplean grano, estimadas entre 1 y 3 euros por hectárea en función de la comarca y el tipo de cultivo – regadío o secano-, se destinan directamente a la investigación para mejorar las variedades ya existentes o poder desarrollar otras nuevas. Además, los pequeños agricultores están exentos de abonar este coste.

Garantía de seguridad y germinación

Así, el uso de semilla certificada en los cultivos de cereal es una garantía tanto de germinación y de calidad del producto y de la cosecha como de trazabilidad, pureza varietal y sanidad vegetal ya que se reducen los tratamientos necesarios para evitar plagas y enfermedades en las explotaciones agrarias que recurren a este tipo de variedades.

“Somos productores y lo que necesitamos es producir y para ello una semilla certificada lo que te está permitiendo es una seguridad en tu producción. Se garantizan unos porcentajes superiores al 90% de que la semilla que está sembrando germina”, subraya Ventura Rodríguez, agricultor de Madrigal de las Altas Torres, en Ávila, quien subraya la seguridad que le ofrece la semilla certificada.

No obstante a pesar de todos estos beneficios, a día de hoy todavía quienes no contribuyen en este proceso e incurren en ilegalidades. Según las estimaciones, cerca de un 30% del cereal de invierno es de origen desconocido y en muchos casos clandestino. Esto supone que se realiza un uso fraudulento de la semilla ya que no se cumplen con los estándares oficiales ni está sometido a ningún control por parte de las autoridades ni administraciones con unas pérdidas de unos 100 millones de euros al año.

Así, por culpa de esta mala práctica, se limitan los recursos destinados a la investigación de nuevas variedades más productivas, más resistentes a plagas y a enfermedades o mejor adaptadas a la zona ante problemas como las sequías, las olas de calor y otros fenómenos adversos.

“Hoy más que nunca es fundamental luchar contra ese fraude que perjudica a todos. No solo a los agricultores, también indirectamente perjudica el conjunto del sector agrario y al final de la cadena al consumidor por lo que la ley establece cada vez más controles para detectar estas prácticas ilícitas y establece sanciones muy duras”, explica Valentín López, ingeniero agrónomo y comercial manager de RAGT Ibérica.

Así, gracias a estas aportaciones de los agricultores en el desarrollo y utilización de semilla certificada, el sector agrario invierte en su futuro y se garantiza una mayor rentabilidad a medio y largo plazo en los cultivos.

Puede escuchar la cuña de radio de Agricultores contra el Cambio Climático, una iniciativa pretende dotar de herramientas y conocimientos para que los productores cerealistas puedan adaptarse mejor al calentamiento global sin perder rendimientos, en el siguiente enlace:

Boletín electrónico

Darse alta y baja en el boletín electrónico

Darme de baja

Colaboran