Semilla certificada cereal en agricultura - Grano sostenible
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web
 
Noticias

La mejora genética de los cereales aumenta la producción mundial y alimenta a la población

cereales-mejora-genetica

Cooperativas agro-alimentarias ha publicado un informe sobre el balance mundial de la producción de cereales desde 1990 a 2020. Un documento en el que se muestra la evolución de la producción y se destaca que, gracias a la mejora genética de los cereales, se ha podido incrementar el rendimiento de las hectáreas de cultivo, aumentar el comercio mundial y alimentar a la población mundial.

“Si no hay mejora genérica no hay mejora del rendimiento. Y la mejora del rendimiento es lo que permite que toda la economía que hay detrás de la producción agraria aumente”, detalla Antonio Catón Vázquez y autor de este informe.

Este documento, basado en los datos ofrecidos por el Departamento de Agricultura de los Estados Unido (USDA), refleja un crecimiento del rendimiento medio por hectárea (Mhas) de la producción mundial,  de las exportaciones de cereales. Además, también recoge el aumento de consumo mundial de pienso.

En palabras de Catón, el mayor incremento de los rendimientos se debe “principalmente “a la mejora genética que aporta entorno al 70% de los rendimientos, según las estimaciones de los expertos. 

Mención especial merece la comparación que realiza el informe entre el consumo real de cereales y el consumo sin mejora genética. En esta tabla se muestra que sin mejora genética el consumo se habría estancado en cifras similares a las del dato inicial del ejemplo, mientras que gracias a la mejora genética de las variedades de cereales se ha podido abastecer una demanda de más de 2.177,70 millones de toneladas en 2020, un 94% más, que el consumo de 1990. 

Asimismo, esta tabla muestra que el consumo de cereales sin mejora genética habría permanecido más o menos estable desde finales del siglo XX. En cambio, los cereales con mejora genética han tenido un crecimiento exponencial desde 1990 hasta 2020.

“La tierra es inelástica y la producción ahora es el doble que hace 30 años gracias a la mejora genética. Esto quiere decir que podemos producir más con las mismas hectáreas por lo que la mejora genética es fundamental. Es más, donde antes había unos costes de producción muy altos, ahora son más bajos, más reducidos gracias a la mejora genética”, asegura Catón quien señala además que gracias a este tipo de semillas certificadas se incremental a competitividad de las explotaciones agrícolas y homogeniza la cosecha así como la  mecanización de las labores agrarias.

Por otro lado, gracias al uso de la mejora genética también se evita el uso de tratamientos innecesarios en la tierra, tales como productos químicos o fungicidas ya que este tipo de semillas están preparadas para combatir ciertas enfermedades y son resistentes ante potenciales situaciones que pongan en riesgo la cosecha. “Tener mejores variedades hace que mi explotación sea mucho más moderna, la mecanización de mi explotación sea mucho más fácil y permite que no existan gastos innecesarios convirtiéndola en una explotación más sostenible. Con este tipo de semillas, se gasta poco y se aporta valor añadido”, defiende Catón.

Producción récord de cereales y comercio casi sin precedentes

Tal ha sido el crecimiento en que la producción de cereales y su comercio han tenido un récord sin precedentes en los últimos años. Según una reciente nota informativa de la FAO “la producción mundial de cereales en 2019 se sitúa en un máximo histórico de 2 715 millones de toneladas, es decir, un 2,3 % (61,7 millones de toneladas) más que en 2018”.

No obstante, hay que tener en cuenta que las previsiones de producción de cultivos como el trigo y el arroz han bajado. Por lo que este incremento se debe al aumento del maíz y la cebada a nivel mundial.

Más concretamente, la FAO detalla que para este 2020 se espera una disminución de las siembras de invierno. Por ejemplo, en las plantaciones de trigo en la Unión Europea, se espera recoger menos cereal en comparación con el año pasado ya que las intensas precipitaciones han limitado la siembra en varias zonas de Francia y el Reino Unido y el crecimiento del cultivo no han sido las mejores en varios países del continente europeo.

“Sin mejora genética, no habría mejora de los rendimientos. El comercio mundial sería un caos o no habría y los consumos ganaderos serían una incógnita. La mejora genética en los cereales alimenta el mundo”, concluye Antonio Catón Vázquez y autor del informe elaborado por Cooperativas agro-alimentarias. 

Boletín electrónico

Darse alta y baja en el boletín electrónico

Darme de baja

Colaboran