Semilla certificada cereal en agricultura - Grano sostenible
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web
 
Noticias

La importancia de la gestión del suelo en los cultivos herbáceos

Mantener una gestión adecuada en los cultivos herbáceos es uno de los aspectos más importantes para mantener la calidad de la explotación, incrementar sus rendimientos y optimizar los recursos naturales, más aún ante las consecuencias del cambio climático. 

 

Por ello, cuidar de forma adecuada el suelo, con buenas prácticas agrícolas, es un aspecto fundamental para evitar perder materia orgánica, que la tierra se compacte, se salinice en exceso. En este aspecto, una buena gestión integral del suelo tiene múltiples ventajas como un mantenimiento más rico de la materia orgánica, una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y una minimización de la erosión por exceso de labor, entre muchas otras. 

“Gracias al mínimo laboreo, consigo que el suelo se compacte menos. Además, al dejar los residuos vegetales en el suelo, se amortigua el peso de la maquinaria y se disminuyen las pérdidas por erosión”, destaca Francisco Javier Movilla, agricultor de Castronuevo de Esgueva en Valladolid, en la campaña Agricultores contra el Cambio Climático, una iniciativa puesta en marcha por Grano Sostenible y otras entidades.

 

Además, recurrir a semillas con buena calidad, capaces de germinar adecuadamente incluso en suelos difíciles, como son las semillas certificadas, también es un factor decisivo para no sobreexplotar los suelos. “Con la siembra de semilla certificada, mejoro la retención de agua y también mejoro la medida orgánica del suelo y la erosión es mucho menor por lo que la siembra directa es muy buena práctica”, apunta el agricultor Miguel Ángel Martín en esta misma campaña. 

agricultores gestionando cultivo digital

Por su parte, desde las empresas especializadas, también están realizando importantes labores en investigación vegetal. Desde Syngenta recalcan que adoptar una correcta gestión del suelo es fundamental para incrementar los rendimientos y luchar contra el cambio climático. 

 

“En lo que se refiere la huella de carbono, la agricultura moderna puede contribuir en gran medida de la reducción de esa huella de carbono ya que los cultivos son absorbedores de carbono de la atmósfera y con las técnicas agronómicas que proponemos, cómo es el mínimo, reducimos las emisiones de emisiones de gases contaminantes debido a la utilización de menos maquinaria. Asimismo, al mantener más tiempo la vegetación, secuestramos más carbono de la atmósfera evitando esas emisiones nocivas para el medio ambiente”, subraya Luis Miranda, responsable de sostenibilidad de Syngenta.  

 

Según las estimaciones, el cambio climático está provocando una mayor erosión del suelo, de forma destacada en los sistemas extensivos de cultivo, lo que supone una pérdida de carbono y nutrientes en el 88% de las provincias españolas en total 44. Es más, actualmente 44 de las provincias españolas se encuentran en riesgos muy importantes de reducción de nutrientes en la tierra a que presentan índices inferiores a los recomendados. 

Otro de los aspectos que han demostrado ser una estrategia adecuada para una correcta gestión del suelo es la adopción de prácticas como la rotación de cultivos herbáceos. No solo porque incrementa la calidad del suelo, también permite un mantenimiento de la biodiversidad en el entorno natural. 

 

En palabras de Diego Gómez de Barrera, investigador del departamento de Producción Vegetal de la Universidad Politécnica de Valencia la rotación de cultivos se presenta como la alternativa más eficiente, sobre todo en una agricultura extensiva y una agricultura de secano. “Como recomendaciones, no se debe cultivar dos veces el mismo tipo de semilla porque si cultivamos siempre especies de una misma familia botánica al final permanece el campo y proliferen las mismas enfermedades y plagas”, apunta este experto quien recalca la importancia de la utilización del barbecho como un cultivo más.

 

Por ejemplo, los cereales esquilman el suelo de nitrógeno y las leguminosas de calcio y de fósforo y la remolacha de potasio por lo que la repetición de cultivos de una misma familia podía esquilmar una determinada capa del suelo de un nutriente. Así, gracias a la adopción de una nueva gestión del suelo, además de mejorar su calidad, se reducen costes y se combate el cambio climático desde el sector agrícola. 

En la web Agricultorescontraelcambioclimático.es  pueden descargarse fichas y folletos informativos sobre esta y otros aspectos relacionados con el cultivo y el mantenimiento de los suelos. Además, puede escuchar la cuña de radio de Agricultores contra el Cambio Climático, una iniciativa pretende dotar de herramientas y conocimientos para que los productores cerealistas puedan adaptarse mejor al calentamiento global sin perder rendimientos, en el siguiente enlace:

Boletín electrónico

Darse alta y baja en el boletín electrónico

Darme de baja

Colaboran