Semilla certificada cereal en agricultura - Grano sostenible
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web
 
Noticias

La FAO revisa a la baja el aumento de la producción mundial de cereales en 2019

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha realizado una última previsión para la producción mundial de cereales en 2019 que supone un aumento del 1,2% con respecto a 2018, hasta los 2.685 millones de toneladas. Se trata de una llamativa revisión a la baja con respecto a la previsión realizada en mayo, cuando se pronosticó que la producción mundial de cereales iba a aumentar en un 2,7%.

Mientras que el aumento interanual de la producción mundial de cereales depende en gran medida de los aumentos de las cosechas de trigo y cebada, la producción mundial de maíz se paraliza. En Estados Unidos, de hecho, se espera una reducción del 10% con respecto al año anterior, debido al retraso de la siembra provocado por unas condiciones meteorológicas desfavorables.

Las previsiones de utilización mundial de cereales en el próximo año se sitúan en 2.707 millones de toneladas, estimación menor que la de mayo pero mayor que en 2018/19. En trigo se espero que aumente un 1,2%, hasta los 755 millones de toneladas.

Por su parte, las existencias mundiales de cereales podrían disminuir hasta en un 3% en la nueva temporada, hasta las 830 millones de toneladas, el nivel más bajo en cuatro años. Según la FAO, la disminución prevista daría lugar a una contracción de la relación entre existencias de cereales a nivel mundial y la utilización por debajo del 30%, lo que, sin embargo, sigue apuntando a un nivel de suministros relativamente holgado.

Asimismo, se prevé que el comercio mundial de cereales aumente a 414 millones de toneladas, un 1,4% más que el nivel estimado para el año anterior, impulsado por un fuerte repunte del comercio de trigo, propiciado por una mayor demanda de importaciones por parte de varios países de África y Asia, junto con las expectativas de grandes disponibilidades de exportación en la región del Mar Negro y la Unión Europea.

Colaboran