Semilla certificada cereal en agricultura - Grano sostenible
 
 
buscar
Búsqueda en los contenidos de la web
  Semilla certificada para agricultura sostenible
Si vamos todos juntos es más rentable
  Agricultura sostenible y rentable mediante uso de semilla certificada
Si vamos todos juntos es más rentable
  Uso de semilla certificada de cereal - Agricultura sostenible
Si vamos todos juntos es más rentable

Innovación

Grano sostenible

La Organización de las Naciones Unidas calcula que la población mundial alcanzará en el año 2050 la cifra de 9.700 millones de habitantes. Este hecho ha de conllevar, obligatoriamente, un aumento de la producción de alimentos para poder satisfacer los requerimientos de una demografía en aumento.

Una de las herramientas a disposición del sector alimentario para alcanzar este objetivo es la mejora genética en cereales. A través de ella se consiguen incrementos en los rendimientos, mayor resistencia de los cultivos a enfermedades, precocidad/adaptación fenotípica, un aumento de la calidad tanto desde el punto de vista organoléptico como desde el nutricional y una mejor adaptación a zonas y condiciones de cultivo.

Numerosos estudios han demostrado que, en España, más del 50% de la evolución de los rendimientos se debe a la mejora genética de las nuevas variedades de cereales, por encima de otros parámetros como la fertilización, la densidad de siembra o el control de malas hierbas, entre otros.

El cambio climático también está produciendo un aumento de las temperaturas e inestabilidad de las precipitaciones, lo que provoca la necesidad de encontrar plantas más eficientes en el uso del agua, cereales más plásticos, con bajos índices de vernalización y la adaptación de ciclos a las nuevas condiciones ambientales y climáticas, manteniendo parámetros de resistencia a frío invernal y fotosensibilidad en la fase vegetativa. Se dan, asimismo, variaciones del CO2 y O3 troposférico que marcan nuevos indicadores que modifican rutas metabólicas en los procesos de síntesis.

También se demandan plantas que se adapten a estados carenciales o de déficit de nutrientes esenciales (NPK) y oligoelementos. Existen variedades “fertiless”, que en situaciones de carencia de nitrógeno mantienen la producción y el nivel de proteína en grano en un rango de tolerancia -10% N disponible.

La incorporación de nuevos genes de resistencia a plagas y patógenos (Rax, Mayetiola) debe completarse con la combinación con agentes químicos. Para integrar en la semilla ambas fuentes es necesario crear un marco regulatorio estable basado en la eficiencia y el respeto al medio ambiente.

En cuanto al consumidor, cada vez demanda más cereales y de mayor calidad nutricional. Los retos son adaptar las calidades a los nuevos procesos industriales y a las mejoras introducidas en los procesos tradicionales, y colaborar en la mejora sensorial de los derivados directos de los cereales (panes especiales, maltas premium, cereales desayuno, pastelería, snacks, etc.).

Los cereales requieren programas de mejora y selección locales, pero no debe olvidarse que cada zona agroclimática demanda unas variedades específicas. En España tenemos multitud de ambientes diversos, y algunos de ellos son únicos en Europa. Todo esto obliga a multiplicar nuestros recursos y modelizar los resultados para abarcar el territorio.

Por ello, urge disponer de un modelo de financiación de I+D que garantice la sostenibilidad de los programas de mejora, con un acuerdo estable a largo plazo.

Todos los eslabones de la cadena de valor en cereales (obtentores, empresas semillistas, agricultores, transformadores industriales, proveedores de suministros y Administraciones Públicas) deben entender el carácter estratégico de potenciar los programas de mejora en cereales.

Invertir en innovación es invertir en futuro.

Innovación - Grano Sostenible

Colaboran